OZONO EN PISCINAS

OZONO EN PISCINAS

El uso del OZONO en piscinas no sólo desinfecta el agua, sino que además la hace mas saludable y transparente.

El método más usado para la desinfección del agua de baño, en piscinas y aguas de baño, es el cloro. El cloro es fácil de manipular, es fácil de controlar y es económico. Su efecto residual evita la proliferación de bacterias y hongos en el vaso de baño. Sin embargo, también presenta sus inconvenientes: requiere un excelente control del pH y en combinación con la materia orgánica genera cloraminas. El OZONO en piscinas es una mejora general de la calidad del agua.

Las cloraminas son, sin duda alguna, el mayor problema derivado del uso del cloro en las piscinas. Reduce la eficacia del tratamiento del agua y además es un producto tóxico y genera mal olor. El mal olor a cloro, en las piscinas, es debido a la cloramina, no al cloro libre.

Una forma de controlar de manera sencilla y económica este problema es el uso del ozono. El ozono elimina las cloraminas y oxida la materia orgánica, por lo que no sólo reduce las cloraminas totales, además, evita su aparición.

Además, es un floculante eficaz, por lo que mejora la eficacia de los filtros de la piscina de manera natural y elimina el tapete bacteriano que habitualmente se genera en estos, mejorando en un sólo paso el rendimiento de todo el proceso de depuración consiguiendo un agua más clara y saludable.

Disponemos de generadores de ozono para piscinas particulares y para grandes piscinas de uso público en polideportivos, hoteles, balnearios, etc.

Comunícate con nosotros y te explicamos como mejorar la calidad del agua de baño y la salud de los usuarios de tu piscina.